La póliza del seguro. Todo lo que debes saber

Este post se trata de todo lo que tienes que saber sobre la póliza del seguro. Todo seguro consta del  documento por escrito que formaliza el contrato comunicado por ambas partes. En este artículo nos disponemos a tratar sobre ello, sobre la póliza del seguro.

Bienvenidos a la póliza de seguro. Todo lo que debes saber

La Póliza es  el  documento  donde  se  perfecciona  el  contrato  de  seguro  y  contiene  los  derechos  y obligaciones de ambas partes.

Así un contrato de seguro estará integrado por la solicitud, la proposición y la póliza. Esta debe estar  firmada  por el  asegurador  y  por el  tomador,  entregándosela  el  asegurador  al  tomador para que obre en su poder.

foto de fotolia

Clases de Pólizas

Según la designación del titular asegurado:

Nominativa: garantiza o cubre a la persona en ella designada a tal efecto.

A la orden: garantiza o cubre a la persona en cuyo favor se emite, con la posibilidad de endoso.

Al portador: garantiza o cubre a la persona que legítimamente  la posee,  lo que le permite ser endosada o transmitida.

Según los riesgos que cubre:

Simple: cuando asume un solo riesgo.

Combinada: cuando cubre varios riesgos de un mismo titular. Según el número de personas asegurada.

 [Tweet “todo lo que debes saber sobre la #poliza de #seguro compartelo”]

Contenido de las Pólizas

La póliza está formada por:

Condiciones particulares: son aquellas  que individualizan  el contrato de seguro, recogiendo los aspectos concretamente relativos al riesgo que se asegura.

Condiciones generales: son cláusulas contractuales, redactadas por el asegurador,  que  regulan  un  determinado  ramo  de  seguro  siendo,  en  principio, iguales para todas las pólizas contratadas  con un determinado  asegurador y en un determinado ramo o modalidad.

Condiciones especiales: matizan o perfilan lo dispuesto en las particulares  y generales.

Apéndices o suplementos: modifican lo pactado en una póliza siempre que estén formalizados  por escrito  y firmados  por las  mismas  personas  que suscribieron  la póliza inicial. Los supuestos mas frecuentes que dan lugar a un suplemento pueden ser el aumento o disminución del capital asegurado, cambio de lugar de los objetos asegurados, modificación en la naturaleza de los riesgos, rectificación de errores, cambio de beneficiarios, etc.

El contenido mínimo de una póliza de seguros deberá ser las condiciones particulares que son:

1.   Nombre  y  apellidos,   o  denominación   social  de  las  partes   contratantes,   y  su domicilio, así como la designación de asegurado y beneficiario, en su caso.

2.   El concepto que se asegura

3.   La naturaleza del riesgo cubierto

4.   Designación de los objetos asegurados y su situación.

5.   Suma asegurada o alcance de la cobertura.

6.   Importe de la prima, recargos e impuestos.

7.   Vencimiento de las primas. Lugar y forma de pago.

8.   Duración del contrato, con expresión del día y la hora en que comienzan y terminan sus efectos.

9.   Nombre del agente o agentes, en caso de que intervengan en el contrato.

[Tweet “#poliza del seguro”]

Debemos  de destacar  que  las  condiciones  generales  en ningún  caso  podrán  tener  carácter lesivo  para  los  asegurados,  y  habrán  de  incluirse  por  el  asegurador  en  la  proposición  de seguro, si la hubiere, y necesariamente en la póliza.

Además también debemos tener muy en cuenta que tanto las condiciones  generales  como las particulares   tienen que estar redactadas  de forma clara y precisa, y expresamente  aceptadas por escrito, destacándose, de modo especial, las que limiten los derechos de los asegurados.

¿Hay más sobre La Póliza del Seguro? Ayúdanos a dar más info sobre la póliza del seguro con tus comentarios!

Comparte; todos aprendemos ;-)Share on Google+29Tweet about this on TwitterShare on Facebook11Share on LinkedIn2Email this to someoneBuffer this page

No hay comentarios

Responder