Los seguros de vida; una historia real

seguros-de-vida-historia-real

Nos llega una historia por desgracia real, se trata del Seguro de Vida. Es de esas historias reales que por desgracia son tristes.

En ella se junta varios protagonistas; los bancos, la letra pequeña, la ausencia del asesoramiento…

Así comienza la historia real sobre los Seguros de Vida

Una vida plena con sus más y con sus menos, una familia que un buen día decide comprarse un piso, comprar una ilusión con una excelente relación con el banco de toda la vida.

Se firma una hipoteca del piso y todas las sugerencias y obligaciones que se adquieren cuando firmas un pacto con el mismo diablo. Con el banco.

Entre la lista de la compra que el banco te obliga a realizar como puede ser el seguro de hogar, las tarjetas… cosas que te dicen que tienes que tener y como no; los llamados seguros de vida.

Se deciden hacer dos seguros de vida una para cada miembro de la pareja por la mitad del valor de la hipoteca, o en su caso uno con el valor del total.

En ese momento firmas todo documento que te ponen en frente sin saber lo que firmas o que coberturas tiene, solo te venden que si te pasa algo en algún momento que dios no lo quiera, os cubriría para que se quedara pagada la deuda que has contraído con el banco.

Aquí aparte de que el “usuario” sea despistado y no vea bien lo que está firmando está un claro mal asesoramiento indicando que este seguro cubre todo lo que te pueda pasar. Y claro, por cumplir tu sueño, para que te den la hipoteca, el “usuario despistado” firma cualquier cosa que se le ponga por delante.

En estos casos, rellenas un cuestionario de salud, si te conocen no harán ni una sola de las preguntas, aquí no hay picaresca, debes decir la verdad en ese cuestionario. Léelo varias veces; incluso contacta con un mediador que aunque no sea el seguro suyo te de “fe” de que lo que estas firmando coincide con lo que tu piensas que estas firmando.
Es importante decir la verdad porque si tienes alguna enfermedad, por ejemplo, el seguro lo primero que hará es comprobar que no es anterior al seguro contratado. El banco en este caso te pondrá miles de trabas, antes de darte un euro. Es más, aunque tu hayas dicho la verdad,  tendrás que demostrar que esto ha sido así, si quieres cobrar lo que es tuyo.

Es cierto que no todas las aseguradoras pero en este caso estamos hablando de un banco! Ojo!

“Yo no miré el precio del seguro ni si quiera”, solo firme el contrato y lo pagué pague religiosamente durante 12 años. Dos seguros anuales. Cada vez que venía el seguro,  nos costaba muchísimo trabajo el pagarlo, sudor y lágrimas , pero piensas:¡Es para un bien, por si acaso!”

Llega el siniestro

Durante estos años, nunca piensas que algo te puede suceder, pero mi vida se truncó un día, nada tenía que haber ocurrido pero la naturaleza antojadiza, nos ofreció la alegría del nacimiento de un hijo, y a la vez el sabor amargo de una enfermedad peligrosa, que puso en riesgo la vida de mi hijo y la mía.

Gripe A, cincuenta y seis días en coma, dos operaciones y cinco meses en el hospital sin conocer a mi hijo, secuelas de por vida… una seríe de tormentosos momentos que no puedo recordar sin estremecerme, provocó que una chica que había sido una leona en la vida, se volviera débil como una mariposa.

Despues de un año, decidí despertar de este terrible sueño, solicite mi incapacidad permanente, y cuando tuve la aceptación por parte del INSS (Instituro Nacional de la Seguridad Social), intenté cobrar mi seguro de vida .

Incapacidad permanente Total para mi profesión habitual.
Hable con mi Entidad y ellos muy amables pidieron todos los informes médicos, me contestarían en un par de semanas, ya la sonrisa de estas personas era diferente, los veía como con temor, pero en ningún caso me dijeron que podría tener problemas.

En una semana recibí una respuesta que me dejó perpleja, se puso en contacto conmigo el seguro (Departamento Extra Vida), y una chica poco o nada amable me dijo que no me cubría nada en absoluto, que yo tenía una póliza que cubría una incapacidad permanente Total y/o absoluta.

Mi cara era un poema, no lo entendía , le comentaba una y otra vez que tenía una incapacidad permanente pero ella me decía que no, que estaba muy claro… que tenía que ser permanente y/o absoluta, luego entendí, a base de preguntas y de lloros, que no solo me tenía que quedar coja como estoy sino que a la vez en una cama o muriendo, con muy poca sensibilidad, me hizo sentir fatal, vamos como si yo no hubiera pasado cinco meses en el hospital a vida o muerte, tuve un momento de rabia incontenida, de ira, de dolor… y ellos se aprovecharon de esto.

Di de baja el seguro de vida, los dos, esa alfombra roja de bienvenida de años atras, me la quitaron de sopetón y me dí de bruces contra el suelo… yo preguntaba y preguntaba a asociaciones de consumo, abogado, pero ellos me decían había una “clausula” maltita… que poco tenía que hacer… seguir pagando si quería, pero como ya comenté yo en ese momento de rabia e ira, tuve la genial idea de dejar de pagar el seguro sin saber las consecuencias posteriores que me iba a acarrear.

NUNCA DEIS DE BAJA UN SEGURO SI OS ENCONTRAIS EN ESTA SITUACIÓN, NI DEJAD DE PAGARLO, SI PRETENDEIS  CONSEGUIR QIUE OS CUBRA ANTE UNA ENFERMEDAD POSTERIOR.

Nadie me aconsejó, me sentí muy estafada y no estaba dispuesta a seguir pagando a los ladrones de Alí Babá, así que llamé los puse de cuarta y media y quité mi seguro y el de mi marido. Ya lo comenté antes que había dejado de pagar; pero insisto en ello porque es un error.

Pensé muy mal, posteriormente me quedé sin ninguna cobertura, intenté sacarme un seguro de vida en otro sitio pero surgieron mil y un problemas, al verme con la incapacidad me pedían ahora sí, informes para hacerme el seguro y nadie me quiso asegurar. Esa amabilidad que encontré a la hora de firmar el contrato con el diablo…

No solo perdí  el dinero que había pagado, sino todos los derechos, todas las coberturas que se supone que te cubrían claro. Ninguna aseguradora me iba a ofrecer un seguro de vida, estarían locos…

Este es el caso de un/a usuaria; llamémosla Estrella y su historia es la que acabas de leer. Cuando me la mandó me quedé de piedra. Sus consejos y los nuestros, entre otros, son:

  • Leed la letra pequeña.
  • Mirad todas las clausulas
  • Ojo a los bancos
  • Volved a leer la letra pequeña
  • Contar con un asesor en seguros

Su despedida en el mail era esta: “Espero que os sea de ayuda esta humilde aportación y  que nunca tengáis que pasar por lo que yo pasé, pongo mi granito de arena, me propuse que esto no debería de ocurrirle a nadie mientras que yo pudiera contar lo que me ocurrió”.

Desde aquí solo podemos agradecer a Estrella su aporte. No nos lo esperábamos la verdad. Te animo a que nos mandes tu caso con el seguro de vida, de hogar, de auto… que nos cuentes tu experiencia. Aquí no sólo tendrás un canal donde comunicarlo sino todo el agradecimiento puesto que tu experiencia puede ser base para futuros alivios de otros.

Gracias de nuevo Estrella. Te deseamos lo mejor ahora y siempre. Beso grande y ánimo.

Comparte; todos aprendemos ;-)Share on Google+42Tweet about this on TwitterShare on Facebook87Share on LinkedIn31Email this to someoneBuffer this page

Artículos similares

14 comentarios

    • Gracias de base por tu comentario Gloria. En este post se juntan varios “actores”, el seguro, el banco y el usuario en si. La verdad es que NO “son unos capullos los de los seguros”. Me explico, siempre que se contrate un seguro lo suyo (opinión personal) es consultar con un mediador, con un asesor que te explique bien que contratas y que no. Este tipo de seguros, al se contratados en un banco (de nuevo opinión personal) no se recibe la asesoría profesional que es necesaria para la contratación… pero entiendo perfectamente lo que dices Gloria.
      Gracias por tu comentario!

  1. Lo cierto es que los bancos mienten cuando te sacas la hipoteca y te dicen que te tienes que sacar el seguro de vida con ellos.
    A mi me lo dijeron así, pero no hice caso y me saqué el seguro con otra compañía, que solo se dedicaba a realizar seguros. Y no me penalizaron, los del banco.

    • Samuel, como me ha gustado tu comentario!!! Efectivamente; cuando vas a pedir la hipoteca o cualquier otro tipo de crédito, el banco de alguna forma “te obliga” a contratar un seguro con ellos. Cosa que es COMPLETAMENTE ILEGAL!!! Samuel, muy bien hecho tio! Felicidades por esa acción. Creeme que cuando estamos delante del banquero nadie nos atrevemos a hacer eso que tu has hecho por el posible “rechazo” a que nos del el crédito!

    • Luís gracias por tu comentario. Los bancos son los bancos (evidente) los bancos son buenos en ciertas cosas… pero está claro que en seguros no es su actividad “concreta” de ahi que pase lo que pase.

  2. Me parece muy inetersante el tema y hace poco pasó una chica por casa para informarme de ello pero la verdad es que no me lo he plantado todavía… buena información para un futuro próximo… preparar un plan de seguro de vida ;)

    • Un seguro de vida no es un plan de pensiones como sabes Rubén; con un plan de pensiones no sólo te proteges a ti, sino a los tuyos. Son realmente útiles. Eso si; hay que ver bien la letra pequeña, ver las coberturas, consultar con un mediador… no todo lo que reluce es oro.
      Gracias por tu comentario Rubén!

  3. Me pillaron con un seguro de vida para la hipoteca… yo le llamaría un “seguro de muerte” que beneficía únicamente al banco. Personalmente me estoy planteando quitarlo más que nada, que si quiero un seguro de estos, quiero que el protegido sea mi pareja.

    • Hola! Se de sobra a lo que te refieres con lo de seguro de muerte… Ojo que no todos los seguros de vida son malos; al reves! Antes de hacer nada (anularlo) mira las coberturas y mira otros seguros de vida similares.
      Y en cualquier caso tener o contar con un asesor nunca está de más! Con total franqueza muestra tu póliza de vida a un corredor de seguros y preguntale que le parece.
      Si podemos ayudarte en cualquier cosa, por aquí estamos!
      ;-) gracias por tu comentario

Responder