Objetos de valor especial

Objetos de valor. Tanto si eres usuario privado como si eres profesional de las obras de arte ya sabrás que puedes asegurar todos los objetos de valor especial que tengas. Descubre las posibilidades que este seguro da a museos, coleccionistas privados, instituciones…

objetos-de-valor

Seguro o cobertura de objetos de valor especial

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no había ninguna aseguradora ni mediador a la vista que pudieran tranquilizar mis intranquilizadores pensamientos…

Esta es una adaptación “simpática” de la novela de Cervantes El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Viendo las fechas en las que estamos, recientemente fue el día del libro, y aprovechando la grandísima figura Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) queremos comentar que es el término asegurador Objetos de Valor Especial.

Cervantes quiso tener un seguro

Estamos seguros (o no tanto) que Miguel de Cervantes en algún momento de su vida quiso tener un seguro. Ya fuera para proteger su vida, la de su familia, o porque no, proteger algo de gran valor para toda la historia de la humanidad; sus escritos!

Por desgracia no lo pudo hacer porque por esos años no existían esos seguros… ojo, era la época “moderna” de los seguros. Por aquellos años se reguló la obligación de contratar el seguro martítimo, fue Carlos V quien introdujo la figura de las entidades pluripersonales y sociedades anónimas (antes las pólizas eran contratadas normalmente por un “individuo”).

Retomando el argumento de este post… cuando posees algo de gran valor o eso crees y no es una joya, sino, por ejemplo, un libro antiquísimo… ¿cómo lo aseguras? ¿Qué tienes que saber? Veamos…

Me lo regaló mi abuelo y era de su abuelo…

A veces pasa que como dice el título, nuestro abuelo nos entrego un libro que a la vez se lo entregó su abuelo y a este su padre diciendo que era de su padre… tiene muchísimos años de antigüedad. Se trata de una primera edición o que está firmada por el autor o vete tu a saber qué… pensamos que es de gran valor pero el creer no siempre es certero.

Debemos saber que, por ejemplo, en el caso del libro su valor aumenta cuando la demanda es mayor que la oferta. A veces pensamos que tenemos una joya y no es así. Y más en el terreno de los libros donde su valor puede depender de la encuadernación que tenga, la dedicatoria, o si fue censurado… son muchos los factores que pueden intervenir. Algo similar ocurre con la filatelia o numismática.

Antes de asegurar “nada” debes saber lo que vale. Un tasador es la mejor figura que puedes usar. En definitiva un experto.

Capítulo Primero. El Origen

Hemos visto en otros post lo que es el seguro de hogar y lo que puede llegar a cubrir. Una vez más todo depende de las coberturas contratadas.

Ahora nos encontramos con la situación arriba descrita, tenemos un objeto que no es una joya, ni dinero y que es más caro de lo normal.

Pueden ser objetos de gran valor tan variopintos como una moneda antigua, un cuadro, libros, sellos, un abrigo de piel (recomendamos encarecidamente NO usar pieles)…

Ahí es donde entra en juego no un seguro en si, sino una cobertura llamada bienes con valor especial. Su definición sería como los objetos que superan un baremo marcado por la aseguradora. Que su precio “sale” de lo común.

No hablamos de joyas o dinero en metálico. Por norma, las aseguradoras separan ambas partes. La clasificación que realizan las compañías sería algo así:

coberturas-hogar

Capítulo dos. Vale lo que vale

Antes comentábamos el precio de los objetos. ¿Cuánto vale ese instante en el que tu padre te regalo el reloj de su abuelo? Imaginamos que para el que lo vivió es impagable. Pero el seguro, en este caso de hogar, tiene que ponerle un precio.

En ocasiones sucede que se denuncia un robo y cuando hablamos de dicho reloj “del abuelo” que ya no está, afirmamos que ese objeto valía “muchísimo”. La aseguradora por su parte puede reclamarte algún tipo de documento que certifique su valor y lo que creías que valía 1000; resulta que vale 100! Eso si, para ti es impagable. Este suceso que parece tan raro ocurre más de lo que creemos. Hay que saber que, casi siempre, el valor sentimental suele superar con creces el monetario. Y saber el precio monetario y certificarlo es lo más acertado para luego no tener ningún problema.

Lo mejor es que si tenemos un objeto que creemos que es de gran valor lo consultemos a un experto para que realmente lo certifique de alguna manera. Puede ocurrir que cuando hables con la aseguradora o mediador que ellos mismos te manden a un perito para comprobar qué quieres asegurar y certificar su valor.

Por cierto, la aseguradora o mediador puede exigirte ciertas normas de seguridad dependiendo de lo que quieras asegurar. Medidas de seguridad como pueden ser puerta blindada, cámaras, caja fuerte… cada aseguradora tiene sus normas y baremos.

Capítulo tres. Eres un profesional

Como dato comentar que 9 de cada 10 coleccionistas de arte no tienen sus obras aseguradas. Os imagináis cuanto puede costar el seguro del ejemplar “The Bay Psalm Book”? Es considerado el primer libro en lo que hoy sería Estados Unidos. Se han pagado por el 14,165 millones de dólares…

Hablábamos con Urquía&Bas (Correduría de Seguros) y nos explicaban los tres tipos de seguros que hay a nivel profesional sobre obras de arte. Se dividirían en:

  • Coleccionistas privados, fondos, particulares, colecciones corporativas…
  • Museos, Ayuntamientos, exposiciones institucionales…
  • Galerías, salas de subastas, restauradores, ferias…

En este seguro podemos encontrar la expresión “clavo a clavo”, es decir, garantiza la obra desde que se mueve de su “habitual sitio” hasta que regresa al mismo lugar donde se encontraba. Todo lo que es la manipulación, instalación, desembalaje, los distintos transportes… todos los daños que pueda sufrir la obra están cubiertos.

Hasta aquí estas curiosidades sobre las obras de arte y los objetos de valor y los seguros… tú tienes algún objeto de valor asegurado? ;-)

enlaces: mapfre, seguros.es, rastreator, euroresidentes, urquía&bas,

Comparte; todos aprendemos ;-)Share on Google+33Tweet about this on TwitterShare on Facebook20Share on LinkedIn13Email this to someoneBuffer this page

Artículos similares

No hay comentarios

Responder