Solvencia II

solvencia-II

Escribimos en el motor de búsqueda de Google la palabra solvencia, y en 0,36 segundos nos salen aproximadamente 1.970.000 resultados, no está nada mal para una palabra que cuenta con una “enemiga” fuerte en la Red, como es liquidez, y es que ambos términos económicos suelen asociarse, incluso se usan como sinónimos, cuando en realidad tienen connotaciones bien distintas.

Si en la búsqueda, en lugar de poner solvencia, ponemos Solvencia II obtenemos nada más y nada menos que 2.830.000 resultados aproximados en 0,64 seg…

Antes de entrar en materia, y centrarnos en la palabra solvencia desde el punto de vista económico, vamos a ver como el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define solvencia y cuantas acepciones tiene:

  1. Acción y efecto de solver o resolver.
  2. Carencia de deudas.
  3. Capacidad de satisfacerlas.
  4. Cualidad de solvente.

No hay duda que vistas estas definiciones y con los tiempos que estamos corriendo uno quiere tener solvencia y ser solvente, sobre todo en la cartera y en la economía doméstica.

Ya sabemos cómo la Rae define solvencia, pero desde el punto de vista económico, y sobre todo, desde la atalaya de una empresa ¿qué se entiende por solvencia?

Entre las muchas definiciones que hay en la Red, una de las más completas es la que se encuentra en la página finanzas y que dice lo siguiente:

“La solvencia es la capacidad financiera que tiene una empresa para cumplir con sus compromisos de pago con los recursos que forman su patrimonio. Es decir, una relación entre lo que debe y lo que tiene para cubrir dichas deudas. En el ámbito de la banca, este término se utiliza para explicar si las entidades gozan de recursos para hacer frente a sus deudas y compromisos”.

Una vez que conocemos como la Rae y una página económica define solvencia, vamos a ver en primer lugar de que depende la solvencia de una empresa, de una familia, e incluso hasta de un país. Depende de dos factores fundamentales:

  1. La capacidad que se tiene de poder generar recursos financieros suficientes que permitan llegar a un estado de solvencia y por lo tanto estar carente de deudas.
  2. Pagar en los plazos pactados para no llegar a un estado de insolvencia.

En función de estos dos factores, se pueden distinguir dos tipos de solvencia fundamentales:
la solvencia técnica y la solvencia efectiva.

La primera se logra si la empresa es capaz de generar con sus propios recursos y por ende con su actividad económica, la autofinanciación suficiente que le permita hacer frente a sus deudas. De no ser así, para poder afrontar el pago de sus deudas, sí o sí tendrá que acudir a otras vías, como puede ser la financiación adicional (préstamos bancarios o renovación de los que tenga), o la tan manida ampliación de capital que últimamente muchos equipos de fútbol hacen para no desaparecer o verse con el agua al cuello.

La solvencia efectiva está sujeta al criterio del tiempo, o mejor dicho, a la puntualidad con la que efectúe el pago. De este modo, si la empresa no abona a su vencimiento sus deudas, se puede decir que está en una situación de insolvencia efectiva.

Definición, factores que la condicionan, y tipos de solvencia, y es que ya vamos aprendiendo más sobre este término económico, pero falta lo más importante y lo que más quebraderos de cabeza da a los expertos en la materia: ¿cómo se mide la solvencia?

Para medir la solvencia, y ya no solo esta, sino también otros términos económicos, como puede ser el endeudamiento o la liquidez de una empresa, se emplean los ratios financieros o indicadores financieros. Estos, según la definición de enciclopedia financiera se definen así:

“Los ratios financieros o indicadores financieros son magnitudes relativas de dos valores numéricos seleccionados extraídos de los estados financieros de una empresa. A menudo se utiliza en contabilidad, con objeto de tratar de evaluar la situación financiera global de una empresa u otra organización […] Los analistas financieros utilizan los ratios financieros para comparar las fortalezas y debilidades en diversas empresas”.

Ir a la Segunda Parte de Solvencia II

Comparte; todos aprendemos ;-)Share on Google+35Tweet about this on TwitterShare on Facebook13Share on LinkedIn1Email this to someoneBuffer this page

Artículos similares

No hay comentarios

Responder