Etiquetas Mensajes etiquetados con "riesgo"

riesgo

1 589

Hemos tenido la oportunidad de hablar con OPF, Agencia de Investigación Privada, en definitiva; detectives! Y nos han contado muchas cosas sobre los detectives en el terreno asegurador. Eso más nuestras investigaciones!!! ;-)

Detective en seguros, pieza clave contra el fraude

Os hemos hablado sobre seguros de hogar, baja laboral, accidentes,… Pero hoy nos toca hablar de otra cara del sector asegurador. Ya en alguna ocasión hemos escrito sobre el fraude en el mundo de los seguros. Hoy descubriremos el papel de los detectives en el mundo asegurador, en el que especialmente intervienen cuando existen sospechas de estafa a la compañía.

El fraude y los seguros

Desde que hace años comenzara la crisis el sector asegurado ha tenido como su mayor azote al fraude. La falta de recursos ha provocado que las estafas y timos a las compañías de seguros se hayan incrementado en los últimos tiempos.

Por ello, la figura de los detectives en seguros ha cogido especial importancia de cara a investigar aquellos siniestros más que sospechosos.

detectives-en-seguro

¿Defraudador, una forma de vida?

La crisis ha agudizado el ingenio en gran parte de la población y en numerosos sectores. El sector del fraude asegurador no se queda aparte, aunque en estos casos es necesario algo más que una idea o una acción brillante.

Parece ser que hay ciertos individuos que hacen del fraude su profesión. Habitualmente estas personas cuentan con una dilatada experiencia en este tipo de actividades delictivas y perfeccionan sus métodos a la vez que emplean a personas o procesos que les sean beneficiosos para lograr su objetivo, una mejor resolución indemnizatoria.

En estos casos la principal pregunta es ¿qué hacer para combatirles? Desde las compañías se deben articular unos protocolos o alertas que avisen de las intenciones sospechosas de los reclamantes de un siniestro.

A la hora de la tramitación del mismo el estudio se fundamenta en el estudio de los siguientes recursos:

  • Redes sociales: como ya todos sabemos internet y las redes sociales son un vehículo de comunicación vital en la actualidad. Los hay más previsores y menos. Los más incautos utilizan estos canales para presumir de sus hazañas o experiencias defraudadoras. La investigación en las redes sociales está al alcance de cualquiera, aunque poder utilizarlo como pruebas de fraude es diferente.

Nos encontramos en un régimen garantista en términos de protección de datos personales e intimidad por lo que solo los detectives privados pueden monitorizar y aportar estos datos de manera visible en una sede judicial o policial.

  • Datos personales: cruzar con aplicaciones de inteligencia datos personales que nos permitan poner como sospechosos a aquellos que coinciden con otros que han sido etiquetados como defraudadores o sospechosos. Es algo que puede parecer difícil de entender para el profano en estos temas, pero de cara a la tramitación es fácilmente legible, ya que con una simple comprobación se puede destapar a un sospechoso.
  • Colaboracionismo: no se dice, pero se sabe. La comunicación entre las diferentes compañías es real. Si existen sospechas la información se comparte para realizar estas comprobaciones. Aunque se niegue esta situación no deja de ser una necesidad que ayuda y favorece a las aseguradoras con algo tan fácil como compartir información.

Los detectives en seguros van ganando visibilidad y han logrado mejorar los procesos de prevención del fraude. Estos profesionales del fraude se aprovechan de vacíos en las compañías pero cada vez existe una mayor investigación y organización de cara evitar a estos individuos o grupos organizados que tratan de hacer de una actividad delictiva una forma de vida.

Nos surge la pregunta; un detective nace o se hace? ;-)
Ya sabéis que solo tenéis que seguirnos para estar al tanto de un mundo seguro y de seguros ;)

catastrofes-naturalesCatástrofes naturales aseguradas y no naturales!

A lo largo de la historia han sucedido por desgracia grandes catástrofes que una vez que se produjeron conocimos cuales eran las aseguradoras que cubrían el siniestro.

Algunas de esas grandes catástrofes fueron la Guerra Mundial, la peste negra, el bombardeo atómio sobre hirosima y nakasaki, el titanic, las torres gemelas, el terremoto de Haiti… y si nos vamos al territorio nacional tenemos el edificio Windsor, el accidente de Santiago, el 11-M…

En este tema que daría para hacer una enciclopedia vamos a intentar resumirlo. Desde ya rogamos tus aportes, toda información es poca. Lo primero que debemos saber es que es un gran riesgo según la ley 50/1980 de Contrato de Seguro, artículo 107.2

Se consideran grandes riesgos los siguientes:

a) Los de vehículos ferroviarios, vehículos aéreos, vehículos marítimos, lacustres y fluviales, mercancías transportadas (comprendidos los equipajes y demás bienes transportados), la responsabilidad civil en vehículos aéreos (comprendida la responsabilidad del transportista) y la responsabilidad civil de vehículos marítimos, lacustres y fluviales (comprendida la responsabilidad civil del transportista).

b) Los de crédito y de caución cuando el tomador ejerza a título profesional una actividad industrial, comercial o liberal y el riesgo se refiera a dicha actividad.

c) Los de vehículos terrestres (no ferroviarios), incendio y elementos naturales, otros daños a los bienes, responsabilidad civil en vehículos terrestres automóviles (comprendida la responsabilidad del transportista), responsabilidad civil en general, y pérdidas pecuniarias diversas, siempre que el tomador supere los límites de, al menos, dos de los tres criterios siguientes:

– Total del balance: 6.200.000 ecus.

– Importe neto del volumen de negocios: 12.800.000 ecus.

– Número medio de empleados durante el ejercicio: 250 empleados.

Si el tomador del seguro formara parte de un conjunto de empresas cuyo balance consolidado se establezca con arreglo a lo dispuesto en los arts. 42 a 49, con los criterios mencionados anteriormente se aplicarán sobre la base del balance consolidado.”

Derechos de foto; fotolia.

Pero hay catástrofes que no están previstas. Pensándolo un poco que siniestro está pensado!!! Creo que ninguno, a no se que esté “planeado” pero ese tema tiene otro nombre.

Debemos de nuevo “tirar de teoría” para ponernos en situación. ¿Sabes lo que es el reaseguro aceptado, el cedido y el retrocedido?

Se que no te vas a examinar de nada de esto, pero antes de poder hablar sobre el edificio Windsor, el accidente de Renfe en Santiago o las Torres Gemelas debe saber esto que te comento ;-)

Primero sepamos que el reaseguro es el seguro del seguro! De esa forma se pueden cubrir grandes riesgos. Grandes o pequeñas aseguradoras ceden parte del riesgo a otras grandes o pequeñas aseguradoras.

Una vez dicho esto, cuando una entidad cede parte de un riesgo se produce lo que se lama reaseguro cedido, a su vez, cuando esta entidad lo acepta se denomina reaseguro aceptado y si rizamos el rizo y esa entidad que ha cogido parte del riesgo se lo cede parte o todo a ora entidad se denomina reaseguro retrocedido.

[Tweet “¿qué es el reaseguro? #seguro”]

¿Todos los seguros cubren todo?

La respuesta es no. Siempre hay unos límites. No todo está cubierto.

Pero si aquellas grandes catástrofes que no están de alguna forma contempladas… pensemos en las Torres Gemelas.

catastrofes-naturalesI-b

¿Cómo actúa ahí el seguro? Porque no es lo mismo cubrir una obra como la que actualmente se está haciendo en Panamá por la empresa Sacyr a cubrir el edificio Windsor…

En el 2012 podíamos leer que se superaban los 77 mil millones de dólares en pérdidas debidas a catástrofes naturales. En 2013 las perdidas aseguradas fueron de 31 mil millones de dólares. (informe de la Munich Re este último dato)

Por cierto, una buena bajada.

En el siguiente post veremos como son estos grandes riesgos, estas grandes catástrofes…

Ir a la segunda parte de Catástrofes Naturales
Ir a la tercera parte de Catástrofes Naturales

Tu como lo ves?

fuentes consultadas; inese, el asegurador, segurosparatodos y blog de Carlos Biurrun

 

0 1515

¿Qué es el riesgo?

Realmente cual es la definición de la palabra Riesgo: es un hecho futuro, incierto, posible e independiente de la voluntad de las personas contratantes, que de tener lugar produce consecuencias económicas no deseadas.

Es la razón de ser del seguro, ¿qué es el riesgo?

que-es-el-riesgo

Mediante el seguro se sustituyen los perjuicios causados por un riesgo, a cambio de un precio llamado prima, que garantiza el pago o el resarcimiento de los perjuicios sufridos.

Para que sea asegurable ha de cumplir una serie de condiciones que son:

• Posible, es decir, que pueda suceder.

• Incierto, esto es, que no exista la certeza de que pueda suceder.

• Fortuito, esto es, que no dependa de la voluntad del asegurado.

• Lícito, es decir, que no vaya contra la Ley.

• Medible, es decir, que debemos conocer estadísticamente la probabilidad de que ocurra y la valoración económica de sus consecuencias.

Y tu, ¿que opinas que es el riesgo?

Este, por ejemplo, es uno de los “riesgos” que puedes correr si no dispones de un buen seguro:

Clases de Riesgos

En base al objeto afectado los riesgos los podemos clasificar en:

Riesgos personales: Afectan o amenazan a las personas, como el fallecimiento, la supervivencia sin recursos económicos suficientes, los accidentes, la enfermedad, etc.

Riesgos materiales: Afectan o amenazan a los animales o a las cosas, como el incendio, el robo, el transporte, etc.

Riesgos patrimoniales: Afectan o amenazan al patrimonio abstracto de las personas, como la responsabilidad civil, el crédito, la paralización de los trabajos, etc.

¿Cuantos tipos de “riesgos” hay?

Como bien nos dice el diccionario de la Fundación Mapfre, hay muchos tipos de riesgo.

Como diferentes clases de riesgos pueden citarse las siguientes:

Derechos de foto; fotolia

  • riesgo accesorio (accessory risk; extended coverage). En el Derecho de Seguro español, se conoce como tal a aquel cuya cobertura, salvo excepciones, no necesita la previa autorización del ramo a que pertenezca, siempre que se oferte conjuntamente con un riesgo principal de ramo sí autorizado y cumpla los siguientes requisitos:– Estar vinculado con el riesgo principal.– Referirse al objeto cubierto por este.– Estar garantizado por un mismo contrato.– No necesitar el ramo a que pertenezca el riesgo accesorio mayores garantías financieras que aquel a que corresponda el riesgo principal.
  • riesgo agravado (increased risk). Véase agravación (del riesgo) .
  • riesgo asegurable (insurable risk). Aquel que, por su naturaleza, es susceptible de ser asegurado; es decir, cumple los caracteres esenciales del riesgo (véase). Se opone a riesgo inasegurable (véase este concepto).
  • riesgo asumible (self-insured retention). Aquel que una persona o una organización acepta manejar con sus propios medios, sin transferirlo. Véase retención del riesgo.
  • riesgo atómico (atomic risk). Es el que proviene de la posibilidad de una explosión o radiación nuclear. Dada su gravedad, no es normalmente aceptado por aseguradores individuales, sino que su cobertura suele corresponder a un pool o consorcio de aseguradores.
  • riesgo catastrófico (catastrophe hazard). Se da este nombre al que tiene su origen en hechos o acontecimientos de carácter extraordinario, tales como fenómenos atmosféricos de elevada gravedad, movimientos sísmicos, conmociones o revoluciones militares o políticas, etc., cuya propia naturaleza anormal y la elevada intensidad y cuantía de los daños que de ellos pueden derivarse impiden que su cobertura quede garantizada en una póliza de seguro ordinario.Aquel que, de materializarse, puede conducir a una organización, entidad o empresa a su desaparición. Aquel que afecta a un gran número de personas, bienes o territorios, ocasionando elevadas pérdidas materiales y humanas, y el periodo de recuperación de las infraestructuras y vuelta a la normalidad es muy prolongado. En España estos riesgos, por lo general, están asegurados por un organismo oficial (Consorcio de Compensación de Seguros, véase) en el que existe un fondo económico integrado por las aportaciones que cada una de las entidades aseguradoras efectúa de una parte de sus primas recaudadas en, prácticamente, todos los ramos.
  • riesgo común (common hazard). Se dice que dos o varios bienes u objetos constituyen riesgo común cuando la propia naturaleza y proximidad de ellos obliga a considerarlos como un riesgo único, puesto que la ocurrencia de un siniestro en uno afectaría inexorablemente a los restantes.En este sentido, se habla de riesgos comunes (o cúmulo de riesgos), p. ej., respecto a las personas que viajan en un mismo avión, respecto a las diversas viviendas que constituyen un mismo inmueble, etc.
  • riesgo constante (constant risk). Aquel que se mantiene inalterado durante la cobertura del seguro; por ejemplo, el riesgo de incendio de un mobiliario.
  • riesgo corrido (expired risk). Se da este nombre al riesgo temporalmente vencido. En este sentido, si se considera, p. ej., que una póliza se concierta por un periodo de 12 meses (desde el 1 de enero al 31 de diciembre próximo), en cualquier momento intermedio dentro de este plazo, se dice que el riesgo ha corrido desde el día 1 de enero hasta ese momento.A efectos de cálculos de resultados técnicos, se utiliza frecuentemente el concepto riesgo corrido para comparar los siniestros que ha tenido una póliza, o conjunto de ellas, en un periodo determinado y las primas imputadas correspondientes a ese mismo periodo de riesgo.
  • riesgo contiguo (contiguous hazard). Aquel que, aun siendo independiente, está en contacto con otro, por lo que el siniestro que afecte a uno de ellos puede trasmitirse al otro. Tal sería, p. ej., el caso de dos edificios separados por un muro medianero.Es este un aspecto importante en la tarifación, por ejemplo, de un riesgo de incendio, ya que la reducida peligrosidad de un edificio destinado a vivienda puede alterarse, agravándose, si en el edificio contiguo está instalada una fábrica de productos fácilmente inflamables.
  • riesgo distinto (different risk). Es aquel que no tiene relación ni conexión con ningún otro. Se diferencia en este sentido del riesgo común y de los riesgos contiguos y riesgos próximos . Véase estos conceptos.
  • riesgo en curso (current risk). El que existe durante el periodo de vigencia de una póliza. Véase en provisiones técnicas el subconcepto de provisiones de primas no consumidas.
  • riesgo especulativo (speculative risk). El que, por su carácter comercial, es propio del negocio de las empresas y determina que, en función del mismo, pueden obtenerse mayores o menores beneficios.
  • riesgo exceptuado (risk excluded). Aquel que usualmente no es aceptado por el asegurador. Véase exclusión de riesgos y riesgo excluido.
  • riesgo extraordinario (extraordinary risk). Aquel que por la magnitud y/o naturaleza de sus causas y efectos, excede de la posibilidad de cobertura de un seguro normal, siendo por tanto preciso arbitrar fórmulas especiales para su aseguramiento. En general, es sinónimo de riesgo catastrófico (véase este concepto).
  • riesgo extraprofesional (non-professional hazard). Aquel que, en oposición al riesgo profesional corresponde a la vida particular o privada del asegurado.
  • riesgo financiero (financial risk). Aquel que se relaciona con la capacidad económica del asegurado, en relación con el capital asegurado y la modalidad de seguro que se desea contratar. También riesgo de inversión.
  • riesgo físico (physical hazard). Sinónimo de riesgo material
  • riesgo heterogrado (heterograde risk). Aquel que, en oposición al riesgo homogrado puede revestir diversa graduación o cuantía en su realización; p. ej., el riesgo de incendio.
  • riesgo homogrado (homograde risk or risk based on homograde statistics). Aquel que, en oposición al riesgo heterogrado siempre reviste la misma graduación en su realización; p. ej., el riesgo de muerte.
  • riesgo inasegurable (non-insurable risk). Aquel que, frente al riesgo asegurable carece de alguno de los elementos o caracteres del riesgo (véase) que impiden su aseguramiento.
  • riesgo industrial (industrial risk). En general, se da este nombre al que puede afectar a una empresa de naturaleza industrial. En este sentido, se opone al denominado riesgo sencillo.
  • riesgo inmediato (proximate risk). Sinónimo de riesgo próximo.
  • riesgo locativo (tenant´s risk). El que atañe a la responsabilidad que pueda incumbir al arrendatario respecto al arrendador por daños, a causa de incendio, en el local arrendado.
  • riesgo material (material risk; physical hazard). Aquel que afecta a elementos o bienes materiales y se refiere a la posibilidad de su destrucción total o parcial, sustracción o pérdida.
  • riesgo moral (moral hazard). Véase asimetría de la información.
  • riesgo normal (standard risk). El que se ajusta a unas normas comunes de reacción, respuesta o comportamiento.
  • riesgo objetivo (objective risk). Aquel cuya composición, características, circunstancias intrínsecas o extrínsecas y otros aspectos básicos aparecen descritos en la póliza –o son susceptibles de ello–, de modo que permiten a la entidad aseguradora tener una información suficiente y correcta del mismo.
  • riesgo ocupacional (occupational hazard). Aquel que se deriva de la profesión o actividades normales del asegurado.
  • riesgo ordinario (common risk; common hazard). Es aquel que, en su planteamiento y efectos previsibles, responde a las pautas normales de contratación en el mercado de seguros, y si en él concurre alguna circunstancia que le convierte en atípico, puede ser asumido por el asegurador mediante la aplicación de cualquier medida correctora, como sobreprima, recargo, franquicia, etc. Se opone a riesgo extraordinario (véase este concepto).
  • riesgo patrimonial (property risk). Aquel que implica una disminución o pérdida, total o parcial, del patrimonio del asegurado como consecuencia de un evento que puede afectarle.
  • riesgo personal (personal risk). Aquel que afecta a circunstancias de la persona, tales como su salud, integridad física o mental, capacidad para el trabajo, vejez o supervivencia.
  • riesgo profesional (occupational hazard). En general, es aquel que tiene su origen en el ejercicio de una profesión o actividad y puede afectar directa y corporalmente al trabajador que la realiza.
  • riesgo progresivo (increasing risk). Aquel que va aumentando con el transcurso del tiempo; p. ej., el riesgo de muerte de una persona. Es concepto contrario a riesgo regresivo.
  • riesgo próximo (proximate risk). Es aquel que, aunque separado de otro, está a una distancia lo suficientemente pequeña como para que el siniestro de uno de ellos pueda afectar al otro.
  • riesgo puro (pure risk). El que corresponde estrictamente a la posibilidad de que un hecho ocurra.
  • riesgo regresivo (decreasing risk). Aquel que va disminuyendo con el transcurso del tiempo; p. ej., el riesgo de no cobrar un crédito pendiente a medida que el deudor va reembolsando su importe en los plazos estipulados. Es concepto contrario a riesgo progresivo.
  • riesgo sencillo (simple risk). Usualmente se denomina así el riesgo de incendio referido a viviendas, oficinas, locales de negocios, pequeños comercios, etc., para contraponerse al llamado riesgo industrial.
  • riesgo subjetivo (moral hazard). Aquel que, al contrario del riesgo objetivo implica un conjunto de circunstancias relativas al asegurado difícilmente objetivables, por lo que son de compleja valoración para el asegurador. Son ejemplos de riesgo subjetivo la moralidad del asegurado, su estado de salud, su situación económica, su conducta más o menos despreocupada, etc.
  • riesgo tarado (impaired risk). En el seguro de vida, se da ese nombre al que, por deficiencia en la salud del asegurado, excede del nivel considerado como normal. Su aceptación por la entidad aseguradora implica frecuentemente el establecimiento de una sobreprima compensatoria. También riesgo agravado.
    Ahora te toca; compártelo; no hay #riesgo!