Etiquetas Mensajes etiquetados con "seguro"

seguro

1 1630

me-han-subido-el-seguro

No me han avisado y el recibo del seguro es más caro. ¿Pueden hacerlo? ¿Es legal?

Suele pasar por desgracia de forma justificada o no este tipo de subidas. El caso es que suelen venir en el peor mes y cuando peor te viene!
Todos nos hemos llevado la desagradable sorpresa de ver disponemos de menos dinero del previsto en el banco y cuando “investigamos” el porqué descubrimos que el seguro de auto, hogar, vida… es el causante de esa minoría no esperada de tu economía personal.
Veamos este anuncio de Liberty Seguros en el que basan su comunicación en las personas. No en las máquinas.

¿Porque me han subido la prima del seguro y no me han avisado? Todos los seguros son iguales!

Cuando sucede esta subida, mejor dicho cuando te enteras de esta subida suele ser por diferentes motivos. Entre ellos está el que te hayan subido la prima del seguro por algún hecho que te expliquen.
Esta información suele producirse, por ejemplo, cuando has superado el “tope” de siniestralidad por ejemplo en auto y ven que tu caso concreto y personal merece una subida de prima.
Otra forma de enterarte es cuando ya es demasiado tarde, relativamente tarde, cuando ver por sorpresa que el banco ha efectuado un pago del que tu no tenías conocimiento, al menos de su subida.

Foto de portada; Fotolia.
Esto es debido únicamente como hemos visto en el anuncio a las máquinas. Un humano, lógicamente, mete una serie de parámetros en el ordenador y en función de su resultado la prima sube.
Esos parámetros no son al azar. Un ejemplo básico sería el IPC anual. Todo tiene una subida “legal” por la cual no tienen porque avisarte.
Otro tema es cuando no se trata de esa subida “lógica” del IPC, sino que su incremento de debe a una subida general del seguro en cuestión o en tu póliza en concreto.

¿Qué puedo hacer? ¿Tengo que pagarla?

No tiene porqué pagarla. Simplemente tiene que retirar el recibo del banco. Bueno, acabará retirando el recibo del banco, pero siempre lo suyo es hablar antes de hacer nada con la entidad aseguradora o mediadora de su seguro.

[Tweet “dale un #tweet subida de prima sin avisar!!! @mejoressegurosm”]
El importe de la prima es un elemento esencial del contrato en cuanto constituye la principal de las obligaciones del asegurado establecida en el artículo 14 de la Ley de Contrato de Seguros. Por ello, cualquier modificación de la prima supone una modificación contractual conforme al artículo 1.203.1 del Código Civil, en consecuencia, no cabe dejar al arbitrio de uno de los contratantes la variación de esta obligación pactada, prescindiendo del consentimiento de la otra parte.

¿Qué ocurre si la compañía aseguradora me comunica la subida faltando menos de dos meses para que finalice el contrato?

Pues usted decide. Si ve que esa subida es “justa”, si está contento con la respuesta que su seguro de ha dado; adelante.
En el caso de que no acepte dicha subida, la aseguradora o mediador no podrá proceder al incremento de la prima. Haciendo de esa forma la finalización de la relación entre asegurado y aseguradora.
Un dato importante. Ver, leer y releer siempre muy bien el contrato del seguro.
La subida es legal cuando la variación del importe esté debidamente contemplada, en la póliza firmada por ambas partes al inicio de su relación.
Ejemplo. Seguro de Vida, en un determinado año está “pactada” una subida por que el riesgo es mayor. En ese caso, no hay nada que hacer. Se pacto cuando se firmó el seguro.
Incluso no tiene porque recibir un aviso de esa subida. Siempre, claro está, puede realizar la anulación de la póliza por el motivo que crea conveniente.

En el peor de los casos. Reclame

Toda compañía aseguradora o mediador, así como otros estamentos dan la opción de realizar una reclamación formal. De exponer sus quejas.
La primera recomendación es hablar con la propia compañía, con el departamento de atención al cliente y exponerle el caso.
Hay que tener en cuenta que lo que menos le interesa a ninguna empresa es tener un cliente incómodo o una mala publicidad por parte de dicho cliente. Los problemas suelen subsanarse hablando con la propia compañía.
Y tu, has ¿tenido una subida sorpresa? ¿Cómo lo has resuelto?

0 4792

Todos hemos firmado uno de estos contratos. Incluso lo hemos firmado sin saber muy bien lo que decía. Por ello es tan importante las clases y requisitos del contrato de seguros.

 icon-book Clases y requisitos del contrato de seguros

La clasificación legal básica de los seguros diferencia:

  • Seguro contra daños.
  • Seguro de personas.

Los seguros contra daños a su vez pueden ser:

  • Seguro de incendios.
  • Seguro contra el robo.
  • Seguro de transportes terrestres.
  • Seguro de lucro cesante.
  • Seguro de caución.
  • Seguro de crédito.
  • Seguro de responsabilidad civil.
  • Seguro de defensa jurídica.

Algunas subvariedades serían el (seguro de alquiler), para proteger una propiedad alquilada, el seguro multirriesgo del hogar o el seguro agrícola, para protegerse de la pérdida de una cosecha.

requisitos-contrato-seguro

Los seguros contra personas pueden ser:

  • Seguro sobre la vida.
  • Seguro de accidentes.
  • Seguros de enfermedad y de asistencia sanitaria.

La variedad es muy amplia e incluso se pueden negociar contratos no previstos por la aseguradora. Algunos ejemplo menos comunes son:

  • Asegurar una parte del cuerpo. Las piernas, el pecho, la nariz, etc.
  • Asegurar un sorteo. Si sale premiado lo paga la aseguradora y si no sale la aseguradora ha ganado.
  • Seguros de vehículo de duración un día. Por ejemplo vehículos antiguos que se conducen uno o pocos días al año.
  • Seguro de título inmobiliario. También llamado seguro de título, es un tipo de seguro creado en los Estados Unidos para proteger toda clase de compraventa inmobiliaria o gravamen sobre inmueble. Según Carlos Odriozola autor del primer libro escrito sobre el tema en idioma castellano “El Seguro de Título Inmobiliario”, el seguro de título es un convenio de indemnización, pues colateralmente a una operación principal, que puede ser la compraventa o la hipoteca, la aseguradora se obliga a indemnizar al asegurado en el caso de que éste tuviera alguna pérdida causada por acciones incoadas por un tercero.

En algunos caso es obligatorio por Ley tener un seguro como por ejemplo:

  • Seguro obligatorio de vehículos, que es seguro básico del ramo más amplio del seguro del automóvil
  • Seguro de perros considerados peligrosos.
  • Seguro de caza.
  • Seguro de daños materiales o de caución, a contratar por el promotor de un edificio.

En estos casos los poderes públicos entienden que la peligrosidad de ciertas actividades es suficiente para obligar a quién las efectúa a contratar un seguro que proteja a terceras personas de los daños que se puedan causar.

Otros contratos pueden venir obligados por un contrato anterior. Es muy habitual en una hipoteca tener que asegurar el bien hipotecado a favor del acreedor.

[Tweet “clases de contrato de #seguros”]

 icon-bell Requisitos de contratos de seguros

Todo contrato de seguro ha de estar integrado por unos elementos esenciales que si alguno no existiera, el contrato sería nulo de pleno derecho y por ello no podría surtir los efectos deseados.

Dichos elementos son:

1.- Causa

2.- Objeto

3.- Consentimiento de las partes.

1.- Causa: es el deseo de protegerse contra un riesgo. Así si en el momento de contratarse un seguro no existiese riesgo o bien éste ya se ha realizado, ya ha ocurrido el siniestro, el contrato sería nulo, porque no existiría causa.

Por ejemplo, no podremos suscribir un seguro de incendios sobre una casa que ya se ha quemado, ni un seguro de accidentes sobre una persona que se encuentra en ese momento de baja por accidente.

2.- Objeto: el interés que tiene una persona en que el siniestro no se produzca por tener una relación económica con el bien asegurado.

Interés asegurable: es el interés de la persona en conservar sus bienes y ha de ser legítimo, que no vaya contra la Ley y que sea posible su estimación en dinero.

Así, si no hubiera relación económica entre el asegurado y el objeto asegurado, el contrato sería nulo.

Por ejemplo, si el Sr, Vázquez, comerciante de Madrid solicita un seguro de incendios para el comercio del Sr. López también de Madrid, pero no existe ninguna relación entre el Sr. Vázquez y el Sr. López ni entre sus comercios. Por ello no habría posibilidad de suscribir la póliza de incendios, ya que no existe objeto del contrato de seguro.

Teniendo en cuenta ese interés, una persona puede asegurar su vida o la de otra persona por al cantidad que considere oportuna.

3.- Consentimiento de las partes: es la intención de las partes en cumplir lo acordado en un contrato de seguro.

Para poder prestar consentimiento es necesario tener capacidad para contratar, entendiéndose por tal capacidad la aptitud o facultad de las personas para celebrar contratos que generan derechos u obligaciones, así como para modificarlos o extinguirlos.

Estos elementos son:

1.- Tomador

2.- Asegurado

3.- Beneficiario

1.- El tomador del seguro es la persona física o jurídica que pacta y suscribe el contrato de seguro con el asegurador, asumiendo las obligaciones que del contrato se deriven; en definitiva, es quien firma la póliza y paga la prima. Es el comprador del seguro.

2.- El asegurado es la persona que se halla expuesta al riesgo en su persona o bienes, que se cubre mediante la póliza de seguro.

3.- El beneficiario es la persona designada para percibir la prestación del seguro contratado en caso de que se produzca el siniestro.

El beneficiario es designado por el tomador del seguro y lo podrá modificar tantas veces como estime oportuno sin necesidad de consentimiento del asegurado ni del asegurador, comunicándolo por escrito a éste o en testamento.

Estas tres figuras pueden coincidir o no en una misma persona y así podemos establecer las siguientes posibilidades de coincidencia:

1) Tomador, asegurado y beneficiario la misma persona

2) Tomador y asegurado iguales y beneficiario distintos

3) Asegurado y beneficiario los mismos y tomador distinto

4) Tomador y beneficiario iguales y asegurado distinto

5) Tomador, asegurado y beneficiario distintos.

La designación de beneficiarios en los seguros personales y especialmente en los seguros de vida tiene una importancia vital a la hora de recibir la prestación especialmente para caso de fallecimiento por las implicaciones fiscales que de ello derivan.

0 765

 icon-anchor El contrato de seguro

Es aquel por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado, o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas.

Así por ejemplo, si el Sr. Pérez ha firmado un contrato (póliza) de seguro de incendios para proteger contra este riesgo su casa, y el riesgo se produce (siniestro), es decir, su casa se quema, y en la póliza se había acordado que el asegurador le indemnizaría en este caso con cien, ésta sería la cantidad máxima que podría percibir el Sr. Pérez del asegurador.

contrato-de-seguro

 icon-barcode Características

El contrato de seguro ha de reunir las siguientes características:

Formal, ya que es necesaria su plasmación escrita para que sea válido.

Aleatorio, porque la realización del hecho o riesgo previsto y en algunos casos la cantidad que pueda resultar debida por el asegurador, dependen de causas fortuitas, ajenas a la voluntad de los contratantes.

Bilateral, porque intervienen dos voluntades distintas, creando obligaciones mutuas entre las partes que manifestaron su voluntad. Para el tomador del seguro las obligaciones son inmediatas y constantes –pago de la prima-, para el asegurador son potenciales, pues la indemnización se pagará cuando se produzca el siniestro previsto en la póliza.

Oneroso, porque da lugar a deberes de orden económico para cada uno de los contratantes.

De buena fe, pues las partes deben cumplir el contrato de seguro, e incluso interpretarlo con arreglo a la buena fe más exquisita.

De adhesión, ya que el asegurado a la hora de contratar acepta o se adhiere a las condiciones que regirán la existencia del contrato y que han sido fijadas unilateralmente por el asegurador, salvo en los puntos de detalle de cada caso concreto.

Unico, pues el hecho de que con cierta periodicidad, en cada caso determinado, se paguen las primas, no afecta a la continuidad de la existencia única e insoluble del contrato.

De masa, ya que el asegurador, al celebrar el contrato, fija sus condiciones considerando una serie de contratos análogos que responden a unas circunstancias semejantes.

8 25379

 icon-comments ¿Cuales son las diferentes clases de Seguros?

El mundo del seguro es eso, un mundo! Así comenzamos este buen (esperemos) post sobre los diferentes tipos de seguros que hay.

Intentar explicar todos los seguros que hay lo vemos imposible; seguro que se nos escapa alguno. Es muy variada la gama, no solo depende de un factor, sino de múltiples como veremos a continuación.

clases-y-tipos-de-seguros

icon-dot-circle-Clases y tipos de Seguros

Por el tipo de riesgo:

1. Personales

2. Materiales

3. Patrimoniales

Por el tipo de asegurado:

1. Particulares

2. Empresariales

Por el número de asegurados:

1. Individual

2. Colectivo

Por la clase de riesgo:

1. Sencillos

2. Industriales

Por el tipo de prima:

1. Temporales

2. Vitalicias

3. Unicas

4. Periódicas

Por la situación geográfica:

1. Terrestres

2. Marítimos

3. Aéreos

  icon-euro A continuación y una vez hecha la clasificación vamos a definir cada uno de ellos con el fin de conocer que cubren en cada caso:

Los seguros personales cubren los riesgos que afectan a la existencia (seguro de vida) o a la integridad de las personas. A su vez los podemos clasificar en:

1. Seguro de Vida: cubre el riesgo de muerte natural o supervivencia y la incapacidad.

2. Seguro de Accidentes: cubre el riesgo de incapacidad o muerte como consecuencia de un accidente.

3. Seguro de Enfermedad: cubre los gastos de asistencia médica para caso de enfermedad.

4. Seguro de Enterramiento o decesos: cubre los gastos ocasionados a los herederos por los servicios funerarios.

 

Los seguros materiales cubren los daños a los que están sometidos los objetos y los animales. A su vez los podemos clasificar en:

1. Seguro de incendio: cubre los daños ocasionados por el fuego o como consecuencia del intento de salvarlos del incendio.

2. Seguro de robo: cubre los objetos robados y los deterioros ocasionados a consecuencia del mismo.

3. Seguro de transporte: cubre los daños ocurridos durante el transporte de mercancías tanto a los medios de transporte como al contenido.

4. Seguro de automóvil: cubre variados riesgos en función del tipo de póliza suscrita.

5. Seguro agrícola: cubre los riesgos que afectan a explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales.

Derechos de foto; fotolia

Los seguros patrimoniales cubren los riesgos a los que están sometidos los intereses del patrimonio del asegurado. Los podemos clasificar en:

1. Seguro de responsabilidad civil: cubre los riesgos que involuntariamente pueden causar daños a terceras personas. Estos a su vez pueden ser:

Seguro familiar: cubre el riesgo de daños que pueden ocasionar el tomador, su cónyuge, sus hijos menores de edad y/o familiares que convivan con él.

Seguro profesional: cubre el riesgo de daños que puedan derivarse del ejercicio de la profesión.

Seguro de productos: cubre los riesgos que pueden derivarse de los productos fabricados, distribuidos, vendidos, etc.

Seguro empresarial: cubre el riesgo de los daños que pueda ocasionar involuntariamente una empresa en su actividad normal.

Seguro patronal: garantiza las indemnizaciones económicas que pueden derivarse de lesiones corporales ocasionadas a empleados del asegurado como consecuencia de accidentes de trabajo.

Seguro de crédito: cubre al asegurado de la insolvencia de sus deudores.

Seguro de Caución: tiene por objeto el garantizar el pago de una obligación

Seguro de pérdida de beneficios: cubre al empresario de los perjuicios o pérdidas económicas derivadas de un siniestro.

Los seguros particulares cubren los riesgos de las personas, familias, etc.

Los seguros empresariales cubren los riesgos que tanto los empleados como la propia empresa puedan ser objeto.

Los seguros individuales cubren una sola cabeza, y en caso de que sean mas, deben estar relacionados entre sí por un vínculo especial.

Los seguros colectivos o de grupo protegen a un colectivo sujeto al mismo riesgo aunque la póliza la contrata un solo tomador. Es necesario que exista un vínculo de unión entre todos los asegurados. Los principales seguros colectivos son de vida, accidentes, enfermedad y automóvil, responsabilidad civil, etc.

Los seguros públicos son aquellos en los que el Estado actúa como asegurador.

Normalmente son seguros obligatorios.

Los seguros privados son aquellos en los que el asegurador es una Sociedad Anónima de Seguros, Sociedad Mutua de Seguros o Cooperativa de Seguros. La mayoría de seguros privados son voluntarios.

Los seguros temporales cubren los riesgos durante un plazo establecido.

Los seguros industriales hacen referencia al riesgo de incendio de empresas de carácter industrial, fábricas, teatros, etc.

Los seguros de prima temporal indican que la prima se abonará durante un período determinado.

Los seguros de prima vitalicia indican que el pago de la prima se efectuará siempre que viva el asegurado.

Los seguros de prima única indican que la prima se paga de una sola vez.

Los seguros de prima periódica indican que la prima se pagará durante toda la duración de la póliza.

Los seguros terrestres cubren objetos situados en la tierra.

Los seguros marítimos cubren objetos situados en el mar.

Los seguros aéreos cubren objetos situados en el aire.

También podemos encontrarnos con una modalidad de seguro denominada seguro combinado, que son aquellos que agrupan diversos seguros y por ello cubren varios riesgos en una única póliza.

Y tu, ¿qué seguro tienes? ¿cual es el seguro más raro que has conocido?

 

0 1793

¿Qué es el riesgo?

Realmente cual es la definición de la palabra Riesgo: es un hecho futuro, incierto, posible e independiente de la voluntad de las personas contratantes, que de tener lugar produce consecuencias económicas no deseadas.

Es la razón de ser del seguro, ¿qué es el riesgo?

que-es-el-riesgo

Mediante el seguro se sustituyen los perjuicios causados por un riesgo, a cambio de un precio llamado prima, que garantiza el pago o el resarcimiento de los perjuicios sufridos.

Para que sea asegurable ha de cumplir una serie de condiciones que son:

• Posible, es decir, que pueda suceder.

• Incierto, esto es, que no exista la certeza de que pueda suceder.

• Fortuito, esto es, que no dependa de la voluntad del asegurado.

• Lícito, es decir, que no vaya contra la Ley.

• Medible, es decir, que debemos conocer estadísticamente la probabilidad de que ocurra y la valoración económica de sus consecuencias.

Y tu, ¿que opinas que es el riesgo?

Este, por ejemplo, es uno de los “riesgos” que puedes correr si no dispones de un buen seguro:

Clases de Riesgos

En base al objeto afectado los riesgos los podemos clasificar en:

Riesgos personales: Afectan o amenazan a las personas, como el fallecimiento, la supervivencia sin recursos económicos suficientes, los accidentes, la enfermedad, etc.

Riesgos materiales: Afectan o amenazan a los animales o a las cosas, como el incendio, el robo, el transporte, etc.

Riesgos patrimoniales: Afectan o amenazan al patrimonio abstracto de las personas, como la responsabilidad civil, el crédito, la paralización de los trabajos, etc.

¿Cuantos tipos de “riesgos” hay?

Como bien nos dice el diccionario de la Fundación Mapfre, hay muchos tipos de riesgo.

Como diferentes clases de riesgos pueden citarse las siguientes:

Derechos de foto; fotolia

  • riesgo accesorio (accessory risk; extended coverage). En el Derecho de Seguro español, se conoce como tal a aquel cuya cobertura, salvo excepciones, no necesita la previa autorización del ramo a que pertenezca, siempre que se oferte conjuntamente con un riesgo principal de ramo sí autorizado y cumpla los siguientes requisitos:– Estar vinculado con el riesgo principal.– Referirse al objeto cubierto por este.– Estar garantizado por un mismo contrato.– No necesitar el ramo a que pertenezca el riesgo accesorio mayores garantías financieras que aquel a que corresponda el riesgo principal.
  • riesgo agravado (increased risk). Véase agravación (del riesgo) .
  • riesgo asegurable (insurable risk). Aquel que, por su naturaleza, es susceptible de ser asegurado; es decir, cumple los caracteres esenciales del riesgo (véase). Se opone a riesgo inasegurable (véase este concepto).
  • riesgo asumible (self-insured retention). Aquel que una persona o una organización acepta manejar con sus propios medios, sin transferirlo. Véase retención del riesgo.
  • riesgo atómico (atomic risk). Es el que proviene de la posibilidad de una explosión o radiación nuclear. Dada su gravedad, no es normalmente aceptado por aseguradores individuales, sino que su cobertura suele corresponder a un pool o consorcio de aseguradores.
  • riesgo catastrófico (catastrophe hazard). Se da este nombre al que tiene su origen en hechos o acontecimientos de carácter extraordinario, tales como fenómenos atmosféricos de elevada gravedad, movimientos sísmicos, conmociones o revoluciones militares o políticas, etc., cuya propia naturaleza anormal y la elevada intensidad y cuantía de los daños que de ellos pueden derivarse impiden que su cobertura quede garantizada en una póliza de seguro ordinario.Aquel que, de materializarse, puede conducir a una organización, entidad o empresa a su desaparición. Aquel que afecta a un gran número de personas, bienes o territorios, ocasionando elevadas pérdidas materiales y humanas, y el periodo de recuperación de las infraestructuras y vuelta a la normalidad es muy prolongado. En España estos riesgos, por lo general, están asegurados por un organismo oficial (Consorcio de Compensación de Seguros, véase) en el que existe un fondo económico integrado por las aportaciones que cada una de las entidades aseguradoras efectúa de una parte de sus primas recaudadas en, prácticamente, todos los ramos.
  • riesgo común (common hazard). Se dice que dos o varios bienes u objetos constituyen riesgo común cuando la propia naturaleza y proximidad de ellos obliga a considerarlos como un riesgo único, puesto que la ocurrencia de un siniestro en uno afectaría inexorablemente a los restantes.En este sentido, se habla de riesgos comunes (o cúmulo de riesgos), p. ej., respecto a las personas que viajan en un mismo avión, respecto a las diversas viviendas que constituyen un mismo inmueble, etc.
  • riesgo constante (constant risk). Aquel que se mantiene inalterado durante la cobertura del seguro; por ejemplo, el riesgo de incendio de un mobiliario.
  • riesgo corrido (expired risk). Se da este nombre al riesgo temporalmente vencido. En este sentido, si se considera, p. ej., que una póliza se concierta por un periodo de 12 meses (desde el 1 de enero al 31 de diciembre próximo), en cualquier momento intermedio dentro de este plazo, se dice que el riesgo ha corrido desde el día 1 de enero hasta ese momento.A efectos de cálculos de resultados técnicos, se utiliza frecuentemente el concepto riesgo corrido para comparar los siniestros que ha tenido una póliza, o conjunto de ellas, en un periodo determinado y las primas imputadas correspondientes a ese mismo periodo de riesgo.
  • riesgo contiguo (contiguous hazard). Aquel que, aun siendo independiente, está en contacto con otro, por lo que el siniestro que afecte a uno de ellos puede trasmitirse al otro. Tal sería, p. ej., el caso de dos edificios separados por un muro medianero.Es este un aspecto importante en la tarifación, por ejemplo, de un riesgo de incendio, ya que la reducida peligrosidad de un edificio destinado a vivienda puede alterarse, agravándose, si en el edificio contiguo está instalada una fábrica de productos fácilmente inflamables.
  • riesgo distinto (different risk). Es aquel que no tiene relación ni conexión con ningún otro. Se diferencia en este sentido del riesgo común y de los riesgos contiguos y riesgos próximos . Véase estos conceptos.
  • riesgo en curso (current risk). El que existe durante el periodo de vigencia de una póliza. Véase en provisiones técnicas el subconcepto de provisiones de primas no consumidas.
  • riesgo especulativo (speculative risk). El que, por su carácter comercial, es propio del negocio de las empresas y determina que, en función del mismo, pueden obtenerse mayores o menores beneficios.
  • riesgo exceptuado (risk excluded). Aquel que usualmente no es aceptado por el asegurador. Véase exclusión de riesgos y riesgo excluido.
  • riesgo extraordinario (extraordinary risk). Aquel que por la magnitud y/o naturaleza de sus causas y efectos, excede de la posibilidad de cobertura de un seguro normal, siendo por tanto preciso arbitrar fórmulas especiales para su aseguramiento. En general, es sinónimo de riesgo catastrófico (véase este concepto).
  • riesgo extraprofesional (non-professional hazard). Aquel que, en oposición al riesgo profesional corresponde a la vida particular o privada del asegurado.
  • riesgo financiero (financial risk). Aquel que se relaciona con la capacidad económica del asegurado, en relación con el capital asegurado y la modalidad de seguro que se desea contratar. También riesgo de inversión.
  • riesgo físico (physical hazard). Sinónimo de riesgo material
  • riesgo heterogrado (heterograde risk). Aquel que, en oposición al riesgo homogrado puede revestir diversa graduación o cuantía en su realización; p. ej., el riesgo de incendio.
  • riesgo homogrado (homograde risk or risk based on homograde statistics). Aquel que, en oposición al riesgo heterogrado siempre reviste la misma graduación en su realización; p. ej., el riesgo de muerte.
  • riesgo inasegurable (non-insurable risk). Aquel que, frente al riesgo asegurable carece de alguno de los elementos o caracteres del riesgo (véase) que impiden su aseguramiento.
  • riesgo industrial (industrial risk). En general, se da este nombre al que puede afectar a una empresa de naturaleza industrial. En este sentido, se opone al denominado riesgo sencillo.
  • riesgo inmediato (proximate risk). Sinónimo de riesgo próximo.
  • riesgo locativo (tenant´s risk). El que atañe a la responsabilidad que pueda incumbir al arrendatario respecto al arrendador por daños, a causa de incendio, en el local arrendado.
  • riesgo material (material risk; physical hazard). Aquel que afecta a elementos o bienes materiales y se refiere a la posibilidad de su destrucción total o parcial, sustracción o pérdida.
  • riesgo moral (moral hazard). Véase asimetría de la información.
  • riesgo normal (standard risk). El que se ajusta a unas normas comunes de reacción, respuesta o comportamiento.
  • riesgo objetivo (objective risk). Aquel cuya composición, características, circunstancias intrínsecas o extrínsecas y otros aspectos básicos aparecen descritos en la póliza –o son susceptibles de ello–, de modo que permiten a la entidad aseguradora tener una información suficiente y correcta del mismo.
  • riesgo ocupacional (occupational hazard). Aquel que se deriva de la profesión o actividades normales del asegurado.
  • riesgo ordinario (common risk; common hazard). Es aquel que, en su planteamiento y efectos previsibles, responde a las pautas normales de contratación en el mercado de seguros, y si en él concurre alguna circunstancia que le convierte en atípico, puede ser asumido por el asegurador mediante la aplicación de cualquier medida correctora, como sobreprima, recargo, franquicia, etc. Se opone a riesgo extraordinario (véase este concepto).
  • riesgo patrimonial (property risk). Aquel que implica una disminución o pérdida, total o parcial, del patrimonio del asegurado como consecuencia de un evento que puede afectarle.
  • riesgo personal (personal risk). Aquel que afecta a circunstancias de la persona, tales como su salud, integridad física o mental, capacidad para el trabajo, vejez o supervivencia.
  • riesgo profesional (occupational hazard). En general, es aquel que tiene su origen en el ejercicio de una profesión o actividad y puede afectar directa y corporalmente al trabajador que la realiza.
  • riesgo progresivo (increasing risk). Aquel que va aumentando con el transcurso del tiempo; p. ej., el riesgo de muerte de una persona. Es concepto contrario a riesgo regresivo.
  • riesgo próximo (proximate risk). Es aquel que, aunque separado de otro, está a una distancia lo suficientemente pequeña como para que el siniestro de uno de ellos pueda afectar al otro.
  • riesgo puro (pure risk). El que corresponde estrictamente a la posibilidad de que un hecho ocurra.
  • riesgo regresivo (decreasing risk). Aquel que va disminuyendo con el transcurso del tiempo; p. ej., el riesgo de no cobrar un crédito pendiente a medida que el deudor va reembolsando su importe en los plazos estipulados. Es concepto contrario a riesgo progresivo.
  • riesgo sencillo (simple risk). Usualmente se denomina así el riesgo de incendio referido a viviendas, oficinas, locales de negocios, pequeños comercios, etc., para contraponerse al llamado riesgo industrial.
  • riesgo subjetivo (moral hazard). Aquel que, al contrario del riesgo objetivo implica un conjunto de circunstancias relativas al asegurado difícilmente objetivables, por lo que son de compleja valoración para el asegurador. Son ejemplos de riesgo subjetivo la moralidad del asegurado, su estado de salud, su situación económica, su conducta más o menos despreocupada, etc.
  • riesgo tarado (impaired risk). En el seguro de vida, se da ese nombre al que, por deficiencia en la salud del asegurado, excede del nivel considerado como normal. Su aceptación por la entidad aseguradora implica frecuentemente el establecimiento de una sobreprima compensatoria. También riesgo agravado.
    Ahora te toca; compártelo; no hay #riesgo!