Toma de efecto y duración del contrato de seguro

 icon-book Perfección, toma de efecto y duracción del contrato de seguro.

Se entiende por “perfección”; El contrato se perfecciona mediante la firma de la póliza por ambas partes. La cobertura contratada o sus modificaciones o adiciones no tomarán efecto mientras no haya sido pagado el recibo de prima. Podemos leer esto en el diccionario de la Mutua.

El término perfección en el ámbito de los seguros es el momento en que nacen los derechos y obligaciones al concluir todos los requisitos.

La perfección del contrato es el momento en que el mismo comienza a obligar a cumplir lo pactado. Es el comienzo formal y se produce cuando se ha dado cumplimiento a todos los requisitos formales necesarios, emitiéndose, firmando y entregando la póliza.

La toma de efecto se produce desde el momento en que se paga la prima, surgiendo para el asegurador la obligación concreta de cubrir el riesgo y de indemnizar el posible siniestro.

La duración del contrato no puede tener una duración superior a diez años.

Fotografía Fotolia.

 icon-briefcase ¿Cuánto será la duración del contrato de seguro?

La duración del contrato de seguro será la que libremente acuerden las partes, no pudiendo exceder, por norma general, de 10 años. No obstante, se permite la contratación del seguro por anualidades, previéndose renovaciones tácitas también anuales, salvo comunicación expresa en contrario efectuada con dos meses de antelación a la finalización de la vigencia de la póliza. Este plazo anual con renovaciones tácitas suele ser la tónica general.

[Tweet “duración del contrato de #seguro”]

Respecto a la duración de los seguros, es importante diferenciar entre lo que se ha estipulado en el contrato y las posibles prórrogas tácitas que se realizan del mismo. Como ha quedado indicado, lo más habitual es que el contrato de seguro (a excepción de los seguros de vida) fije una duración anual, siendo el contrato renovable por plazos de 1 año tácitamente. Con ello, lo que se produce cada año es una renovación del seguro, normalmente en los mismos términos y condiciones que en la anualidad anterior, pues en caso contrario se debe informar de ello al cliente. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con los seguros de hogar, seguros médicos, etc., en los que si bien el tomador puede llevar un determinado número de años con el seguro, no significa que la duración de dicho seguro sea de 15, 20 o 30 años, sino que anualmente se ha ido renovando. La limitación temporal del contrato de seguro a 10 años como regla general tiene, entre sus objetivos, proteger al tomador del seguro, facultándole, mediante el sistema de prórrogas anuales, a no renovar el contrato de seguro, previa comunicación a la entidad asegurada en tiempo y forma, anualmente, si así lo considera oportuno.

Fuente consultada.

Hablaremos en próximos post sobre la legalidad en darse de baja en el seguro y sus características.

Ya sabes que toda aportación es poca, anímate y dinos algo!

Comparte; todos aprendemos ;-)Share on Google+28Tweet about this on TwitterShare on Facebook4Share on LinkedIn3Email this to someoneBuffer this page

Artículos similares

No hay comentarios

Responder